Translate

11 de junio de 2008

Por donde empezar

Cuando de motivación se trata, lo mejor es empezar de a poco y por lo que está mas a nuestro alcance: nosotros mismos.

Todos tenemos talentos, en mayor o en menor medida, el punto reside en saber cuales son y activarlos, a tal fin lo mejor que podemos hacer es definir con claridad QUE queremos y como QUEREMOS vivir, que nos hace feliz, nos permite disfrutar, desarrollar sentimientos de gratitud, fe en nosotros mismos, en nuestras posibilidades y el verdadero sentimiento de seguridad que eliminará nuestros miedos, la principal limitación.

Nosotros estamos al mando y somo quienes tenemos las responsabilidad como diría Steven Covey, somos response-able (capaces de dar una respuesta) no funcionamos a médula, aunque la mayoría de las veces así sea.

El objetivo: TOMAR CONCIENCIA DE SI, actuar con intención, en foco con nuestras pasiones, en cada acto, UNO A UNO, disfrutando de cada momento, dando gracias por ello y sobre todas las cosas con fe en nuestra capacidad para lograrlo.

Desarollar la capacidad para poder "apalancar" nuestros sentimiento, emociones y experiencias en el tiempo a través de visualizaciones sencillas, que puedan revivir dichos momentos es la clave para utilizar nuestras emociones como un detonador de actitud positiva.

La mala noticia es que tendremos que esforzarnos para conseguirlo, que no será fácil, la buena noticia que será simple. Por que?, porque todo lo tenemos al alcance de la mano, el problema es que está tan cerca que no lo vemos, me refiero a nuestro cuerpo.

El trabajo sobre nuestro cuerpo, el ejercicio físico, la relajación y la alimentación nos permiten conectar mente-cuerpo y alma como un todo.

El trabajo conjunto y simultáneo en estos tres planos nos brinda la oportunidad de aprender, desarrollar habilidades comportamentales tales, como establecer objetivos, metas, integrar procesos, controlar resultados mediante retroalimentación positiva progresos, mejorar la autoestima, la confianza en nosotros mismos, adquirir disciplina, conducta metódica, establecer prioridades y sobre todo mejorar nuestra calidad de vida TOTAL.

Veintiún días se tarda en desarrollar un hábito, tres veces siete, pero la decisión de hacerlo y de comenzar a trabajar se puede tomar hoy, de nosotros depende, se puede empezar a cualquier edad, en cualquier lugar y condición, lo importante: empezar lo antes posible.

Anibal Lima
Publicar un comentario